Las dificultades en las relaciones de pareja, tanto en las ya establecidas como en las que acaban de comenzar, pueden solventarse a tiempo si no postergamos el análisis de los conflictos. De este modo, evitamos llegar al punto de no retorno. Es necesario iniciar la búsqueda de soluciones para rescatar el equilibro truncado y recuperar los vínculos existentes en la relación.

Hay que tener en cuenta que cada persona es única y percibe la vida a su manera. Cada uno, consciente o inconscientemente, tiene implantados sus propios principios, bien aprendidos o inculcados, con respecto a lo que quiere.

Muchos de los expertos se apoyan en estas claves para resolver los desacuerdos que se producen en cualquier pareja.

3 Principios básicos en las relaciones de pareja

Observa y pregunta

En una relación de pareja es imprescindible conocer cómo es realmente la otra persona, para poder establecer una relación con los pilares adecuados. Si con la observación no es suficiente o tenemos dudas, la terapia de pareja aconsejable es preguntar al otro para confirmar que lo que estamos planteando es correcto, y no una falsa percepción. A partir de ese momento, podréis negociar acuerdos beneficiosos para ambos.

Establece códigos comunes

En las relaciones de pareja, al igual que en otros ámbitos de la vida, es importante conocer los valores principales de cada uno para establecer unos códigos o reglas de convivencia en común, para lograr una relación armónica. Comunícale a la otra parte tus preferencias, gustos y manías para evitar enfrentamientos innecesarios, ya que a veces damos por sentado que el otro lo sabe todo de nosotros. Este conocimiento será la clave para que la otra persona sepa cómo reaccionar en situaciones tensas. Ocúpate en descubrir las reglas particulares de tu pareja para establecer las comunes.

Construye para ti y tu pareja

Este es un consejo primordial para conseguir un proyecto en común basado en pensamientos positivos, que nos impulsan a contemplar a la otra persona desde una visión más edificante. La tendencia habitual cuando la ira asoma, es destruir todas las partes, incluidas las mejores, y perder cualquier posibilidad de encuentro, por muy pequeña que sea. Debes tener en cuenta las interpretaciones. Cuestiona los pensamientos que te invaden y compruébalos. Evitarás actitudes que agreden sin motivo.

¿Qué es una relación inteligente?

Casi todas las parejas transitan por disputas en alguna ocasión. Es absolutamente normal y muestra que se está experimentando la convivencia. Los enfrentamientos no suponen una fatalidad en la relación, siempre y cuando se intermedie inteligentemente, utilizando todos los tratamientos terapéuticos que tenemos a nuestra disposición.

Aprender de la experiencia significa identificar la oportunidad para mejorar en todos aquellos aspectos que descuidaste en su momento. Ahora, es el momento de poner a prueba el conocimiento personal que has adquirido, para cambiar situaciones recurrentes y aprender a mantener viva tu relación de pareja actual.

Una pareja inteligente sabe que es imprescindible la comunicación. Eso quiere decir que escuchar al otro y dialogar es primordial para que una relación evolucione hacia la felicidad deseada.