El rodapié es un elemento clave en la estética de la vivienda. Un rodapié de madera blanco combinado con un suelo laminado, por ejemplo, dará a cualquier habitación un aspecto limpio y despejado.

Por el contrario, un rodapié de madera oscura a juego con el color del suelo conseguirá transmitir elegancia y clasicismo. Por tanto, es importante que elijas correctamente el tipo que vas a colocar para delimitar el espacio entre el suelo y la pared.

¿Qué función tiene el rodapié?

La función principal es la de permitir la dilatación del material que conforma el suelo. Tanto si has colocado un suelo laminado como si es de madera, las lamas experimentan una ligera dilatación con el calor, que puede llegar a combarlas si no disponen de espacio extra. Este espacio, que se reserva a lo largo del contorno de la habitación, es antiestético y se oculta perfectamente con el rodapié.

Otra función no menos importante es la de proteger la unión entre el suelo y la pared de roces y suciedad.

Ventajas de colocar rodapiés

– Mantener las esquinas y los ángulos entre la pared y el suelo libres de roces y suciedad y facilitar la limpieza.

– Ocultar las imperfecciones en la ejecución de la pared.

– Permitir la dilatación del pavimento evitando su deterioro.

– Establecer la frontera visual y estética entre el suelo y la pared.

– Marcar la estética de la estancia, sobre todo en el caso de habitaciones con pocos muebles y zonas de paso.

– Proteger la pared del agua y los productos químicos utilizados en la limpieza del suelo.

– Evitar que los muebles rocen la pared, ya que impide que lleguen hasta ella. Además, permite la circulación del aire en la trasera de armarios y otros muebles de gran tamaño, que previene la aparición de humedad.

Criterios para elegir el rodapié

En la elección del material y el color debes tener en cuenta diferentes elementos de la habitación, como el tipo de suelo, el color de las paredes, las puertas de paso y, en general, el estilo decorativo predominante.

Las paredes

Puedes elegir un rodapié que se mimetice con la pared o, por el contrario, crear un contraste con ella. Actualmente son tendencia los rodapiés en madera de color blanco que combinan perfectamente con cualquier color de pintura o de papel.

El suelo

Igual que en el caso anterior, elige colocar un rodapié del mismo color que el suelo laminado, para crear una sensación de conjunto entre la pared y el pavimento. O en contraste, como un rodapié laminado en blanco para un suelo gris lavado.

La carpintería

Todos los elementos de la carpintería interior, como las puertas de paso y de los armarios, influyen en la decisión a tomar sobre el tipo de rodapiés más adecuado. Si la carpintería es lacada en blanco la mejor opción es ponerlos del mismo material y color. Un rodapié de madera oscura no combina bien con muebles blancos o muy claros y la sensación no será armónica.

Colocar un rodapié de madera blanco