Puede que, a menudo, pasen desapercibidas pero, sin duda, uno de los puntos clave en la decoración de una cocina son las encimeras. Este elemento nos facilita muchísimo las tareas de nuestro día a día, ya que sin ellas no podríamos cortar, cocinar, depositar alimentos y, en definitiva, trabajar en esta estancia. Pero no se limita solo a eso, ya que según el color, el material y los acabados de la encimera, esta proporcionará un aspecto u otro al ambiente de nuestra cocina, factores que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar este mueble para nuestro hogar.

Las encimeras, funcionalidad y diseño

Las encimeras de cocina están sometidas diariamente al arduo trabajo que conlleva esa tarea, por lo que nuestra prioridad será elegir materiales que sean resistentes, fáciles de limpiar e higiénicos.

Por otra parte, la decoración tiene gran importancia en nuestras vidas e influye muchísimo en nuestro estado de ánimo, así que resulta sensato pensar que es muy útil contar con una agradable decoración en un lugar en el que pasamos tanto tiempo como es el caso de la cocina. En este sentido, las encimeras ocupan gran parte de ese espacio, así que más nos vale contar con una encimera moderna y atractiva si queremos que la decoración de la estancia resulte atractiva. Por otra parte, y siguiendo con esta idea, una buena forma de ahorrar en la decoración de nuestro hogar es optar por renovar solo la encimera de la cocina, toda la habitación tendrá un aire totalmente diferente con este pequeño cambio.

Una vez hemos decidido que queremos cambiar la encimera surgen otras cuestiones, ya que no siempre resulta sencillo acertar con la elección. Pero no temas, aquí te damos algunas claves que te pueden servir de ayuda para decidirte.

Aspectos a tener en cuenta para acertar con tu decisión

Como hemos dicho antes, una encimera es, sobre todo, una superficie de trabajo, por lo que es fundamental que sea resistente para que pueda soportar toda la actividad a la que está expuesta.

La limpieza y el mantenimiento es otro punto importante, sobre todo en aquellas encimeras de colores claros. Deberemos asegurarnos de que el acabado no se deteriore con el paso del tiempo o con el uso de productos de limpieza.

Por último, el diseño. Nuestra encimera deberá estar en consonancia al resto de la decoración y para ello tendremos que conjugar las siguientes variables: el color, el material, el brillo, la textura, el acabado y las líneas. La piedra es uno de los materiales más utilizados en las encimeras: el mármol, por ejemplo, es un material muy elegante además de estar muy de moda actualmente.

El granito, por otra parte, es el tipo de piedra más común para las encimeras gracias a su gran resistencia y durabilidad; la piedra compacta, producto resultante de la compactación de la piedra junto con otras materias permite creaciones resistentes a la par que elegantes. Por último, la madera, un material que gana adeptos, aunque dependiendo del tipo puede no ser todo lo resistente que debiera.