Extremadura es un escenario incomparable para practicar bicicleta de montaña. Ofrece miles de kilómetros de itinerarios, pistas, caminos y senderos para que puedas dar pedales mientras disfrutas de bellísimos paisajes y experiencias únicas. De hecho, las rutas BTT en esta región figuran entre las más recomendables de toda España.

Una comunidad aventurera y hermosa

Extremadura parece haber sido diseñada para vivir aventuras en entornos fascinantes. La abundancia de enclaves forestales plagados de encinas, robles y castaños, el parque nacional de Monfragüe, los parques naturales de Cornalvo y Tajo Internacional, así como el geoparque Villuerca-Ibores-Jara, constituyen enclaves ideales para disfrutar del deporte y la naturaleza.

Esta región te ofrece 60 espacios naturales y más de dos mil kilómetros sobre los que pedalear. Pero, sobre todo, proporciona un enclave fabuloso para la práctica del BTT, prácticamente incomparable en España: el Valle del Jerte.

Un paraíso para pedalear

Situada al norte de la provincia de Cáceres, entre sorprendentes enclaves naturales, elevaciones montañesas y profundos valles, la sierra de Gredos ofrece un escenario inmejorable para rodar en bicicleta en un entorno idílico. Muy especialmente en el valle del río Jerte, que incluye preciosos bancales de cerezos, pilones, pueblos con una hermosa arquitectura tradicional y la inolvidable Garganta de los Infiernos.

La versatilidad es una de las principales características de estas rutas BTT en Extremadura, ya que puedes encontrar cómodas opciones familiares, ideales para su realización en compañía de niños, así como tramos y recorridos exigentes, dirigidos a los deportistas más versados y experimentados en esta disciplina.

¿Te gusta rodar en bicicleta? Anímate a explorar el Valle del Jerte y déjate seducir por todos sus encantos, tanto naturales como deportivos.

Rodar por el Valle del Jerte

El recorrido por este valle inolvidable incluye zonas con abundantes desniveles, mientras que sus pistas más empinadas se encuentran alisadas con cemento o asfalto, lo que facilita los esfuerzos y proporciona una experiencia deportiva mucho más agradable y satisfactoria.

La gran cantidad de senderos, caminos y pistas forestales que ofrece permite planificar itinerarios diferentes cada día, descubriendo rincones y paisajes únicos en plena naturaleza extremeña. Algunos de ellos permiten acceder hasta la Garganta de los Infiernos, que ofrece imponentes saltos de agua y cascadas, marmitas gigantes y zonas de baño prodigiosas. Es posible planear rutas muy variadas en su entorno, con duraciones e intensidades diferentes en función de las características y los objetivos de cada deportista.

Muchas de estas rutas comienzan en la localidad de Jerte, cuyos trazos de arquitectura tradicional y su excelente gastronomía conquistan a los viajeros más exigentes. El pueblo suele abandonarse por el conocido como Puente Largo y, a partir de ese momento, se suceden las vistas agradables, los aromas, los impactos cromáticos y las sensaciones regeneradoras.

¿Quieres practicar cicloturismo por el valle del Jerte? Cuenta con nosotros. Te ofrecemos soporte turístico y técnico, planificamos tus rutas, te acompañamos y te alquilamos, en caso necesario, lo que te haga falta. No lo dudes: Extremadura se ha convertido en un destino imprescindible para los amantes de las rutas BTT. Ven a descubrir por qué.