Desde el inicio de la humanidad, el hombre ha buscado ciertas maneras para distinguirse y diferenciarse de los demás, una de las formas más comunes para lograr este objetivo, es el tatuaje, presente en una gran cantidad de culturas y religiones que en muchos casos ven esta marca permanente como un requisito de iniciación o simplemente lo consideran una expresión de arte plasmada en la piel, que se asocia con formas de identidad o fijaciones de la personalidad.

Hoy en día, este arte se ve claramente influenciado por las modas, en países como Estados Unidos y el continente europeo, donde lo consideran una práctica habitual, especialmente entre los jóvenes. En la actualidad, un gran número de personas que han adquirido un tatuaje, posteriormente desean retirarlo, pues en muchos lugares este es calificado como un factor de discriminación en diversos ámbitos, sobre todo en el laboral.

bepanthol

Ante estas circunstancias, se ha creado una variedad de métodos para eliminar los tatuajes, que van de los más rudimentarios con el uso de cuchillas de metal para cortar la piel y causar difíciles cicatrices de curar con el tiempo y el uso del laser a cargo de médicos especializados en el área que no involucra cortes en la piel pero que en muchos casos no da garantías de que esta quede sin marcas o cicatrices. Cabe destacar, que se trata de un procedimiento altamente costoso y doloroso, para contrarrestar la dolencia del paciente, antes de someterse a este tratamiento se le suministra un gel anestésico local. Aún así, es posible la aparición de ampollas, costras o cicatrices.

Otro dato importante, que deberías tener en cuenta si decides realizarte este tratamiento, es que es similar a la salabrasión, la cual consiste en la destrucción de las capas externas de la piel,mediante el uso de sal, agua y un abrasivo común como un bloque de madera recubierto con gasa.

Existen otras opciones a la hora de eliminar un tatú, tales como la criocirugía y los exfoliantes químicos. En la primera, se congela y posteriormente se quema el tatuaje con nitrógeno líquidoy en cuanto a los exfoliantes químicos, se aplican en la piel para formar ampollas que luego se desprenden junto con el tatuaje.

Claramente todos estos son métodos poco recomendables, que incluso pueden traer consecuencias a largo plazo, poniendo en riesgo la salud de tu piel.